Luis Buñuel: a 25 años de su muerte

Feb 22 • Especiales • 3509 Views • Comments Off on Luis Buñuel: a 25 años de su muerte

Retweet

“En un mundo tan mal hecho como el nuestro sólo queda un camino: la rebelión: Luis Buñuel”

Salvador Medina @ayudamemalverde

Luis Buñuel siempre fue un “autor”. Sus obras mantuvieron, durante cincuenta años, una calidad y profundidad a la que cualquier director en el mundo aspira. Y aunque nació en España, vivió y filmó en Francia, fue en México donde aprendió a hacer cine. Reconocido por Alfred Hitchcock como el mejor director de cine de la historia, Buñuel cumple este 29 de julio, veinticinco años de morir.

Luis Buñuel Portolés nació el 22 de febrero de 1900 en la provincia de Aragón, España. Recibió primordialmente una educación jesuita, que a largo plazo moldeó su personalidad atea, y provocó en él una actitud de rebeldía y repudio hacia la religión. Viajó a Madrid para estudiar Filosofía en la Universidad Complutense. Ahí conoció a dos personajes que cambiarían su vida: Salvador Dalí y Federico García Lorca. Su colaboración con el primero lo llevó a experimentar con el surrealismo y crear una de las obras más complejas y estéticas en la historia del cine: su cortometraje El perro Andaluz. El concepto nació a partir de dos sueños que tuvieron tanto Dalí como Buñuel y que se conjugaron para crear dicha obra maestra.

AS07512A pesar de que Buñuel se escondió detrás de el escenario durante la premier de su película con piedras en las bolsas, esperando una reacción violenta por parte de la audiencia, su cortometraje fue un éxito. A la larga se convertiría en una de las película más controversiales de la historia y es considerada por la revista Premiere como una de las 25 películas más peligrosas jamás hechas.

Al año siguiente Dalí y Buñuel colaboraron para adaptar al Marqués de Sade y crear La edad de oro. Es considera su obra surrealista más trascendente. La película fue vetada en todo el mundo y fue hasta el primero de noviembre de 1979 que tuvo su estreno mundial.

Después de realizar su cortometraje Las urdes, Buñuel viajó a México en 1947 para realizar Gran casino con Jorge Negrete y Libertad Lamarque, que no fue muy bien recibida por la crítica. En 1949, año en que recibe su nacionalidad mexicana, realiza El gran Calavera. El fracaso de la cinta lo prepara para realizar la que es considerada la mejor película mexicana en la historia: Los olvidados.

Estrenada en 1950, duró solamente tres días en cartelera debido a protestas, molestia de la prensa, de las autoridades y de las clases altas del país. Hoy en día es considerada por muchos como la obra maestra de Buñuel. Su exploración de los barrios bajos de México y su comprensión de la configuración del mexicano pobre, significan un logro extraordinario. Los olvidados le significó a Buñuel ganar la Palma de oro como mejor director en el Festival de Cannes. En los siguientes años Buñuel siguió creando en México obras que cambiarían el cine de nuestro país: El Bruto, Él, Ensaño de un crimen, Nazarín, Viridiana, El ángel exterminador.

nazarin-1958-04-gAl regresar a filmar a Europa en 1964 con El diario de una camarera, Buñuel comenzó a hacer películas más convencionales pero igualmente provocativas. Películas como El discreto encanto de la burguesía revelan su obsesión con las clases altas, a quienes considera reprimidos por sus costumbres y obligados a frenar el deseo. Ese oscuro objeto del deseo de 1977 significó su última película antes de volver a México donde eventualmente falleció seis años más tarde.

Luis Buñuel no sólo es el padre del surrealismo cinematográfico. Su concepción del cine como un arte tan libre y conceptual como cualquiera le permitió crear una escuela que continúa hasta nuestros días. Y el hecho de que sus haya pasado tantos años creando cine mexicano lo debe hacer todavía más relevante para nosotros. Y es que Luis Buñuel es tan mexicano como Alfred Hitchcock es estadounidense o Alejandro Amenábar es español.

Octavio Paz, amigo personal de Luis Buñuel, dijo que su obra juega entre los arcos de la belleza y la rebelión. No olvidemos la genialidad, señor Paz.

Texto publicado originalmente en julio de 2008 en Milenio Diario.

 

 

Related Posts

Comments are closed.

« »