Un Jon Stewart para México

Feb 9 • Spoiler Alert • 1667 Views • No Comments on Un Jon Stewart para México

Retweet

Salvador Medina

salvador@elhablador.com.mx

Los medios de comunicación han probado ser un elemento fundamental en la creación e implementación de políticas públicas. Los comunicadores son, a menudo, actores del panorama electoral y una influencia decisiva en la población y, sobre todo, en la decisión del electorado.

En Estados Unidos, el conductor Jon Stewart lleva años siendo un bastión de crítica hacia todos los sectores de la sociedad. Pese a que tiende a ser un vocero liberal, Stewart ha encontrado en su falta de afiliación política una verdadera libertad y congruencia moral.

El “comediante”, como muchos le llaman, ha logrado colocarse en el gusto del público (en su mayoría jóvenes) a través de una crítica mordaz y severa a políticos, medios y actores sociales. Es, sin duda alguna, la voz más fresca que tiene la televisión estadounidense hoy en día. Es por ello que diversos analistas de medios lo consideran la persona más influyente de aquel país. Y su impacto no es menor.

Jon Stewart se ha dedicado a criticar la parcialidad de medios con una agenda política evidente como Fox News, quienes obedecen al ala conservador del partido republicano. Ha sido promotor de movimiento sociales como el “Rally para restaurar la sanidad”, algo que surgió como contraparte al “Rally para restaurar el honor”, promovido por el conductor conservador Glenn Beck, quien se había dedicado a hacer campaña contra Barack Obama y señalarlo como un socialista de cepa.

Sin embargo, el movimiento de Jon Stewart tuvo mayor éxito y participación, acaparando los reflectores de diversos medios y llamando a los dos partidos estadounidenses a encontrarse en el centro de sus políticas y dialogar por el bien de todos.

El éxito de Jon Stewart se puede señalar a partir de su intervención en 2006 en el programa Crossfire de CNN. Stewart, quien llevaba años realizando su programa pero ganaba notoriedad al hacerse más crítico e influyente, fue el único invitado. Hizo entonces un llamado a los propios conductores a ‘Dejar de lastimar a Estados Unidos’ pues son medios que sirven a los políticos y no al propósito de informar con objetividad a una audiencia.

Aunque se pensaría que su intervención no dejaría de ser algo chusco y cotidiano, el presidente de la cadena, Jonathan Klein, canceló el programa poco tiempo después y aseguró que la aparición de Stewart “fue un punto clave para determinar los niveles de ruido que provocan ese tipo de programas y que hacen poco por iluminar los problemas actuales”.

Stewart es una voz de disensión en un país donde los medios conservadores no sólo marcan la pauta sino que tienen influencia directa en las políticas que aplican los gobiernos al grado de manipular votos y elecciones.

Stewart no es sólo un comediante como muchos lo consideran. Ha destapado grandes escándalos en cadenas como CNBC y la popular Fox News. De ésta última, trajo a la luz la falsedad de una nota donde supuestamente miles de manifestantes habían protestado contra el programa de salud de Obama. Sin embargo, Stewart probó en su programa que las imágenes eran de una manifestación posterior a los atentados del 11 de septiembre. La cadena aceptó su error públicamente pero, en lugar de ofrecer disculpas, le agradeció a Stewart que viera su programación.

No basta comprender que Jon Stewart es uno de los comunicadores más influyentes de Estados Unidos. Su valentía lo ha catapultado a ser una de las figuras más determinantes social y políticamente hablando. Uno esperaría que en un país como el nuestro, surgiera una figura de similar trascendencia. Habrá que esperar.

 

Actualizado el 10 de febrero

B9hWCqSIIAA_8vR

 

 

Related Posts

« »