Tiempos de Cine

Apr 10 • Artículos • 968 Views • Comments Off on Tiempos de Cine

Retweet

Salvador Medina
salvador@elhablador.com.mx

El cine vive ahora un momento de diversificación temática y, contrario a lo que se cree, la revolución digital a la que se enfrenta no generará una crisis de creatividad, ni hará que se pierda su dimensión de arte.

Así lo aseguró el sociólogo Gilles Lipovetsky, popular autor de “La era del vacío” durante su presentación en la plática “Nuevos Modelos para la Distribución del Cine y el Audiovisual”, realizado el Teatro de la Artes del Cenart llevados a cabo por el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Lipovetsky comparó la creación cinematográfico con el fenómeno globalizador alrededor de China. “Por el momento, China ha sido el taller del mundo. Las empresas occidentales reubicaron su producción hacia ese País debido a su gran capacidad de producir y a bajos costos. Ha tenido un papel preponderante en la globalización en el plano económico, pero, en términos de creatividad, está un poco como estaba el Japón de los años 50, integrándose al modelo”.

“Una paradoja de esa revolución es que se hace desde una nación que se llama a sí mismo comunista, pero que en realidad tiene una cultura del materialismo inimaginable”, comentó.

Para Lipovetsky, la diversificación de temas se puede ver también en las series de televisión. “Estamos en una época en que las series de televisión tienen un éxito enorme, están las que hablan sobre casos de psicología, fenómenos distintos, homosexualidad, vejez, una mujer divorciada”.

A lo que refiere Lipovetsky tiene que ver más con la calidad de un producto que con la técnica. Si bien la tecnología permite la reducción de costos y acelera los procesos de producción, la reciente alza en la calidad de las series de televisión tiene que ver más con la libertad creativa de los realizadores.

Todas las tendencias audiovisuales apuntan hacia allá. El sistema de los grandes estudios en Estados Unidos, que dominan el mercado mundial, se encuentra también ante un momento de cambio.

Modelos de películas como John Carter con un costo de alrededor de 250 millones de dólares y How do you know, con otros 120 millones, parecen ser modelos agotados de creación. La primera ha generado alrededor de 60 millones (menos del 25% del costo) y la segundo ganó alrededor de 30 millones en más de tres semanas en taquilla.

La vieja costumbre de tirar dinero a la pantalla para generar altos ingresos, está desgastado. Productores y creadores necesitan nuevos formatos y modelos que respeten la integridad intelectual de una obra para así generar expectativa en el espectador.

Además, el público está cambiando. El director Andrew Stanton dijo en una plática que reciente que al espectador le gusta sumar las partes y no que le muestren el todo. Sí, a veces el cinéfilo entra a una sala de cine sin saber qué esperar pero en la mayoría de los casos, se conmoverá más a través de una historia que le permita pensar y tejerse su propio camino.

Los nuevos tiempos del cine no tienen que ver exclusivamente con la técnica, la distribución y los nuevos modelos de financiamiento, se trata también de una nueva manera de atraer a un público que ha cambiado y que espera cada vez más de sus productos de entretenimiento. De eso dependerá si el séptimo arte conecta con su público o se vuelve monótono y predecible.

Related Posts

Comments are closed.

« »