Spike Lee y las nuevas formas de hacer cine

Aug 7 • Spoiler Alert • 1323 Views • 1 Comment on Spike Lee y las nuevas formas de hacer cine

Retweet

Salvador Medina
salvador@elhablador.com.mx

“El juego ha cambiado”. Es quizás la lección más clara que han dejado a cineastas en los últimos meses y que es el resultado más importante de la reciente crisis económica global. Y es que al final del día, el cine también es un juego de números. En Hollwood, el mercado global más grande (por ahora), esto no es la excepción.

La frase antes citada la utilizó el legendario y controversial director de cine Spike Lee. Tras lanzar una campaña para financiar su más reciente proyecto a través del sitio Kickstarter, Lee ha sido blanco de críticas por todos los frentes. Considerada una plataforma para jóvenes cineastas que no tienen otra forma de dar luz a sus proyectos, muchos han atacado el reciente esfuerzo del icónico neoyorquino.

Kickstarter, un sitio donde artistas pueden solicitar dinero para sus proyectos independientes a cambio de recompensas, es una plataforma nueva y emocionante. Sin embargo, en los últimos meses el modelo ha entrado en cuestionamiento pues personas que quizás tienen los medios para financiar sus propios proyectos, la han utilizado con éxito.

El modelo es sencillo: un artista presenta su proyecto, solicita una cantidad meta (1.25 millones de dólares, en el caso de Spike Lee), ofrece recompensas a cambio de la donación. En caso de alcanzar el dinero solicitado, el artista recibe su recaudación. De lo contrario, nadie obtiene nada. Esto se llama crowdfunding, o una especie de financiamiento comunitario.

Entonces, el proyecto de Spike Lee atrajo críticas por todos lados al no presentar un guión que apoye su proyecto de largometraje y por el hecho de que se trata de un cineasta consolidad. Muchos acusan a Lee de utilizar un medio que debiese ser para artistas que no tienen otros recursos. Sin embargo, cerrar las puertas a uno sería caer en el mismo juego de Hollywood y sus estudios.

ANDR3W AEn entrevista para Bloomberg, Lee aseguró que estaba utilizando el mismo modelo antes de que existieran este tipo de plataformas. Es conocido en Hollywood, que el cineasta afroamericano por excelencia ha solicitado exitosamente los recursos de personajes como Prince y Oprah Winfrey, la popular conductora de televisión, para terminar proyectos personales, como sucedió con la multi premiada Malcom X.

Así, más bien Spike Lee está volviendo a las raíces: trabajar desde el medio independiente para crear filmes que no responden a las necesidades de un estudio sino a las del propio artista.

Esto, sin embargo, no ha sido del agrado de muchos que solicitan incluso, que su proyecto sea removido del sitio. El cineasta independiente afroamericano Sheldon Candis comentó que movimientos como el de Lee afectan a sitios como Indiegogo y Kickstarter. “Si estás ayudando a la plataforma, entonces no le quites dinero; aporta. Ayuda a cineastas independientes a financiar sus películas. Va contra el espíritu de estas plataformas. Se trata de cada hombre peleando por lo suyo, y eso va más allá del cine. La mayoría de las personas en Kickstarter están literalmente peleando por lo suyo; intentan hacer su primera película, no su trigésima”.

Y si bien es cierto este último punto de Candis, el mercado cada vez acepta menos voces como las de Lee, un cineasta en constante conflicto con el status quo estadounidense y de la propia comunidad afroamericana. Sus filmes son importantes porque hablan del Estados Unidos verdadero, dijo alguna vez el fallecido crítico Roger Ebert.

Además, otros cineastas afroamericanos como Tyler Perry han destruido el camino que artistas como Lee ayudaron a cimentar. Se han ayudado de viejos estereotipos y moral religiosa para apelar al viejo instinto de su comunidad para ir al cine. Con sus personajes repetitivos y creados a la vieja usanza, Perry ha logrado en taquilla más de 600 millones de dólares, únicamente en el mercado estadounidense.

Esto significa que para que Spike Lee consolide un proyecto independiente, como en un principio, requiere de asistir a nuevos modelos. Y, si analizamos profundamente, esto es bueno para los cineastas que están buscando un lugar en el medio.

El dinero que aportan los fans de Lee a su proyecto, no es dinero que se hubiera aportado a otros. De ninguna manera. En cambio, lo que provoca es que se abra un debate sobre el estado actual del cine y de su constante cambio y adaptación a los nuevos tiempos y, también, al nuevo público.

Controversias como las de Kickstarter ayudan a dar luz a estos sitios y crean conciencia sobre su uso. La discusión no debe ser sobre sacar a Spike Lee del sitio, debe ser sobre crear una comunidad de artistas que se apoyen, sin importar si están pidiendo dinero para su décimo filme o para su primero.

Y es que si utilizáramos ese sentido de pensamiento para repensar el financiamiento del cine mexicano, recursos como el 226 o Foprocine, deberían privilegiar a nuevos cineastas, no a directores que tienen una carrera consolidada. Lo único que deben exigir los jóvenes artistas (entre los que me incluyo) es la libertad para competir justamente por el mismo pedazo del pastel.

Da Sweet Blood of Jesus Trailer from 40 Acres and a Mule Filmworks on Vimeo.

 

 

Related Posts

« »