Reseña: El Caballero de la Noche Asciende

Jul 19 • Spoiler Alert • 4810 Views • No Comments on Reseña: El Caballero de la Noche Asciende

Retweet

Ficha Técnica

The Dark Knight Rises (2012), Warner Bros. Pictures

Director: Christopher Nolan

Guión: Christopher Nolan y Jonathan Nolan

Salvador Medina

Y al fin llegó la conclusión de la trilogía más importante en la historia del cine, la última entrega del estudio Warner Bros. de la serie de superhéroes que cambió el género para siempre: The Dark Knight Rises (El Caballero de la Noche Asciende).

Christopher Nolan, el genio detrás de la concepción y ejecución (responsable también del resurgimiento de Batman y otros héroes), ocultó todos los detalles de la producción para beneplácito del espectador. Es refrescante entrar a una sala de cine sabiendo pocos detalles de la trama pero con la certeza de que se está a punto de presenciar un espectáculo irrepetible.

Y El Caballero de la Noche Asciende no falla, de ninguna manera. Muchos críticos y espectadores esperan la segunda parte de The Dark Knight, pero lo cierto es que esta tercera parte cierra un ciclo necesario para el héroe de Ciudad Gótica y para la industria estadounidense en general.

Para no revelar demasiados detalles, seremos muy sutiles al diseccionar la trama: ocho años después de donde termina The Dark Knight, las cosas son muy distintas en Ciudad Gótica; el comisionado Gordon mantiene la ciudad en orden, el crimen se ha reducido exponencialmente y en la superficie, son tiempos de paz. Pero bajo las calles se está gestando una revolución. Gordon (intrepretado por Gary Oldman) lo sabe, sin embargo Batman, y más específicamente Bruce Wayne (Christian Bale), están retirados. Es entonces que la repentina y explosiva llegada de Bane (Tom Hardy), cambia los planes de todos y los expone a algo para lo que nunca habrían predicho. La aparición del misterioso personaje de Anne Hathaway, la sensual Selina Kyle, añade matices a una gran historia.  Y en ese momento, el espectador se embarca en un viaje cinematográfico interminable.

Visualmente es magnífica. La atención al detalle de Christopher Nolan y su director de fotografía Wally Pfister, se notan en cada cuadro. La complejidad visual que la mancuerna había manejado en los filmes anteriores, está de manifiesto de principio a fin en esta entrega. Según las notas de producción de Warner Bros., Nolan comentó que ha continuado utilizando cámaras IMAX porque “agradezco lo que ofrecen desde el punto de vista técnico, pero lo que más me interesa es lo que puedan brindar como herramienta narrativa. ¿Cómo me pueden ayudar a introducir más al público en este mundo?”.

Y es que a diferencia de otros directores, Nolan utiliza lo visual como un complemento total de lo narrativo. Por más críticas que reciba El Caballero de la Noche Asciende sobre la falta de tiempo con el que contó el director para expandir las historias detrás de ciertos personajes, no existe un cabo suelto en toda la película. Y el punto medio de la película (el Mid-Point, para los conocedores) es un golpe en el estómago, algo diferente al cine de Hollywood, algo que sólo un director de la talla de Nolan puede atreverse a hacer y salirse con la suya. Es, además, una muestra perfecta del viaje del héroe (para los guionistas y cineastas).

Cometen un error quienes esperan la secuela de The Dark Knight. El Caballero de la Noche Asciende es mucho más completa y compleja, tiene un tema absoluto de redención y justicia. Es, sin duda, la forma perfecta de cerrar el ciclo para los creadores y el estudio.

Nolan, el grande

El director Christopher Nolan

Pocos directores habían tenido tanta presión y expectativas por un proyecto: la continuación tras la repentina muerte de Heath Ledger, las responsabilidades en taquilla que representa un presupuesto de 250 millones de dólares, los altos estándares que el propio Nolan sentó en Dark Knight y que provocaron incluso que la Academia de Artes Escénicas de Estados Unidos ampliaran la cantidad de películas nominadas a la máxima categoría de los premios Óscar y, para acabar, las necesidades del estudio de generar grandes ingresos. Nolan cumplió a la perfección. Y no es casualidad.

Nolan es el director más importante de la actualidad porque pese a que tiene en sus espaldas una de las franquicias más importantes en la historia del cine, ha logrado construir algo mucho más personal y profundo que una simple historia de superhéroes. Ha conseguido, pese a la presión de una industria completa, filmar bajo las condiciones que él considera serán las mejores para su obra. Él y Wally Pfister no cedieron a grabar en 3D y eso es un logro pues la da legitimidad a la trilogía.

Es un director honesto. Sabes que todo lo está en pantalla está grabado directamente en la cámara. No hay prácticamente efectos visuales o CGI y eso se vuelve en un gran elemento. El espectador no se siente engañado.

Narrativamente, Nolan y su hermano Jonathan, no tienen fallas. Consiguen construir un guión sólido en fondo y desafiante en la forma. Esto es característico de Nolan, un verdadero autor que ha mostrado su fineza y cualidad casi artesanal de ver el cine, con elementos narrativos y visuales que son poderosos y catárticos.

Estamos, en perspectiva, frente al director más importante del mundo en la actualidad. Lo es no solamente por su capacidad artística sino por la forma en que defiende su obra a través de su obra misma.  Su carrera ha sido impecable hasta la fecha y su futuro es promisorio. Somos afortunados, como espectadores y cinéfilos, de vivir en la época de Nolan, una de las voces más originales en la historia del cine.

Related Posts

« »