Pussy Riot: el renacimiento del Rock

Aug 26 • Artículos • 1325 Views • Comments Off on Pussy Riot: el renacimiento del Rock

Retweet

Salvador Medina

salvador@elhablador.com.mx

Nadezhda Tolokonnikova, Maria Alekhina y Yekaterina Samutsevich no son nombres particularmente reconocidos. Pero la banda que forman, Pussy Riot, ha estado en el ojo de los medios desde marzo. Su acto desafiante al gobierno encabezado por Vladimir Putin, en una catedral rusa, ha provocado su arresto, juicio y posterior encarcelamiento.

En la Catedral de Cristo Salvador, el grupo tocó una canción pidiendo a la Virgen María que salvara a Rusia de Putin, quien fue elegido de nuevo como Presidente dos semanas después. Su cercana relación con la Iglesia Ortodoxa, y su abierto apoyo a Putin señalándolo como “un milagro de Dios”, no ayudó a la banda de punk.

En lo que Stephen Marche considera el evento cultural más importante del año a nivel global, Pussy Riot ha sido motivo de protestas en todo el mundo por quienes consideran injusto su encarcelamiento.

El viernes pasado, la jueza Marina Syrova aseguró que Tolokonnikova, Alekhina y Samutsevich cometieron “hooliganismo motivado por odio religioso”. Rechazó, además, los argumentos de la banda asegurando que no buscaban ofender a creyentes sino protestar contra la Iglesia Rusa Ortodoxa.

Tolokonnikova incluso se rió cuando una psicólogo aseguró ante la jueza que su postura activa en temas sociales era una anomalía.

Tras ser sentenciadas a dos años de prisión, más de 50 personas afuera de la corte fueron detenidas, incluyendo al popular ajedrecista Garry Kasparov, quien aseguró ser golpeado por la policía.

Pese a llamados de Amnistía Internacional y diversas organizaciones globales, el gobierno ruso se ha negado a escuchar sus peticiones. Putin aseguró que la ley no debería ser fuerte al juzgar a las tres acusadas, pero muchos aseguran que su postura es una fachada que no logra ocultar su verdadera naturaleza ante sus opositores.

Pero la sentencia no ha detenido a Pussy Riot ni ha minimizado sus convicciones. El mismo viernes lanzaron un sencillo vía internet. “Putin está encendiendo los fuegos de la revolución”.

Y así, dice Stephen Marche, el Rock es relevante de nuevo. “Una vez más, Rusia ha probado ser no tanto un país sino una parodia de un país. Bajo los Zares, eran una parodia de monarquía. Bajo el Soviet, eran una parodia del Socialismo. Y ahora, son una parodia del capitalismo democrático. Los escombros del comunismo han sido reemplazados por los escombros del ‘gansterismo’. Y los nuevos maestros ni siquiera te permiten cantar una canción”.

Pussy Riot recordó la era en que grupos como Rage Against the Machine, Pearl Jam, Public Enemy, entre otros, cuestionaban al status quo. Ese tipo de cultura siempre será necesario, para hacer que los ríos se muevan y la sociedad nunca caiga en lo estático.

El mundo entero se dio cuenta de la injusticia social que representó el juicio contra Pussy Riot. Le dio a miles de personas una razón por la cuál organizarse y salir a combatir la injusticia. Protestas se dieron en Barcelona, Edimburgo, Lisboa, Nueva York, San Francisco, entre otras tantas ciudades.

Escribió Pussy Riot en un comunicado que no habían sido derrotadas. “Dejen que entremos en diálogo y contacto con nuestro país, que es nuestro también, no sólo de Putin y el Patriarca (de la Iglesia Ortodoxa Rusa)”.

Pussy Riot volvió a probar al mundo la importancia de la libertad de expresión. Y de paso, también del Rock.

Related Posts

Comments are closed.

« »