Los medios y la violencia

Oct 7 • Artículos • 1005 Views • No Comments on Los medios y la violencia

Retweet


Salvador Medina @ayudamemalverde

Y aquí estamos de nuevo. Relatando la nueva tragedia que afectó a estudiantes de una universidad norteamericana a manos de otro joven que actuó en la sinrazón y la demencia.

Lo acontecido la semana pasada en la Universidad Comunitaria de Umpqua en Oregon, Estados Unidos, es algo tan familiar como trágico. La decena de víctimas mortales y el doble de heridos son una muestra de lo que una sociedad obsesionada con su “libertad” es capaz de soportar, dejando de lado todo sentido común.

Al día siguiente, los medios se dedicaron a lo suyo: los de derecha como Fox News, a defender la posesión de armas como un derecho constitucional; los más liberales como MSNBC, a atacar por enésima vez a la National Rifle Association (Asociación Nacional del Rifle, NRA) y condenar la falta de acciones de los legisladores.

El mismo discurso de siempre y la misma conclusión: nadie sabe cómo detener estas tragedias.

Y es que los datos son alarmantes: en 279 días de 2015, Estados Unidos ha tenido 294 asesinatos en masa. Pero pocos se atreven a hacer algo al respecto. Los legisladores no tienen el poder de hacerlo y quienes podrían, temen perder el voto conservador; el Presidente, pese a su impulso por aumentar el control de armas, no tiene la capacidad constitucional de hacerlo; y el lobby de la NRA es demasiado poderoso para que alguna ley siquiera se ponga a votación.

La sociedad estadounidense ha caído en una dinámica de silencio e impotencia que tiene dividida y polarizada a su sociedad.

De ahí que los comunicadores tradicionales sean los que menos aporten a este doloroso discurso. Se quedan defendiendo cada postura desde su trinchera y dejan a las nuevas generaciones la puerta para hablar sin temor.

23204132

Jon Stewart: su legado vive

Por ello, la palabra de hombres como Jon Stewart, pese a ya no estar activo en los medios, es más importante como nunca. Por suerte para nosotros, ha dejado una escuela de comunicadores que han sabido hablar sobre el tema cuando otros callan.

La noche del atentado, Stephen Colbert, conductor de The Late Show, empezó su programa hablando sobre “pretender”. Algo que, según su propias palabras, conoce bien al haber interpretado a un personaje durante diez años en su espacio anterior.

Refiriéndose a la matanza, aseguró que “no pretendo desconocer que esto sucedió. Tampoco pretendo saber qué hacer para evitar esto y las tantas otras veces que ha sucedido. Pero creo que pretender es parte del problema. Esto pasa y una y otra vez y estamos naturalmente horrorizados cuando nos enteramos. Pero después cambiamos nada y pretendemos que no pasará de nuevo”.

Para concluir, Colbert parafraseó la frase de Einstein sobre la locura: es hacer la misma cosa una y otra vez esperando diferentes resultados”. Algo que resume perfectamente su postura y la de muchos al respecto.

En el reconocido Last Week Tonight, John Oliver habló sobre salud mental, uno de los temas más mencionados tras cada acontecimiento similar, señalando que se trata de algo engañoso en el contexto de un asesinato de esa naturaleza.

“Hablar sobre salud mental tras eventos como estos puede ser el peor momento para ello. Porque la vasta mayoría de los enfermos mentales no son violentos. Y la gran mayoría de la violencia con armas es cometida por personas sin ninguna enfermedad mental. De hecho, las personas con enfermedades mentales tienden a ser más víctimas que perpetradores de violencia”.

Noah y Colbert: herederos de Stewart

Noah y Colbert: herederos de Stewart

Y el sustituto de Jon Stewart en The Daily Show fue más allá. Comparó la postura sobre el aborto que tienen los políticos de derecha con sus perspectivas frente al manejo de armas.

Irónicamente, dice Trevor Noah, quienes están en contra del aborto en Estados Unidos están a favor de la libertad de portar armas.

 

“Para ellos, una vida debe valer lo mismo. Entonces, ¿por qué una usan esa postura ‘pro-vida’ para defender todas las vidas”?

Quizás es como dice Tom Junod: los asesinatos en masa se han convertido en rituales americanos – sacrificios de sangre, propiciaciones de los violentos dioses americanos, convertido todo en algo más terrible por la aparente aceptación que tienen.

Pero esto debe cambiar. En algún momento. Se trata de un asunto donde la educación y la información al respecto deben anteponerse a todo. Sólo así, podrá evitarse un problema de grandes dimensiones y que suele afectar a los más vulnerables: los jóvenes.

 

 

 

Related Posts

« »