Las plataformas digitales se lanzan al cine

Feb 12 • Artículos • 899 Views • 1 Comment on Las plataformas digitales se lanzan al cine

Retweet

Salvador Medina @ayudamemalverde

Amazon, el gigantesco sitio de compras en línea, poco a poco ha extendido su enorme mercado. A partir su concepción, ha innovado para traer al consumidor formas nuevas de entregar sus productos. Desde el Kindle, la tableta original para descargar libros, revistas, series y películas de su plataforma en línea, Amazon ha buscado innovar en todas sus formas.

A partir de su fundación en 2010, Amazon Studios se enfocó en democratizar el proceso de selección de proyectos. Busca, según sus propias palabras, desarrollar largometrajes y series en una nueva forma que sea abierta para sus creadores y audiencias. El estudio, sin embargo, funciona con dos preceptos diferentes:

En primer lugar, Amazon Studios está abierto a proyectos e ideas de todo el mundo. Colaboran con escritores y cineastas de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, China, Zimbabue, República Dominicana y más países. Un guionista puede subir un proyecto a la plataforma y esperar que los ejecutivos se interesen en él.

Además, Amazon Studios busca retroalimentación sobre sus ideas y proyectos desde las primeras etapas, poniendo a revisión premisas, storyboards, posters, videos y promos.

Estos procesos abren espacios a cineastas que buscan nuevas formas de creación que no les ofrecen los grandes estudios. El éxito de Amazon Studios provocó que se lanzaran en búsqueda de competir con Netflix, quienes hasta ahora han marcado la pauta en la distribución de contenidos en línea.

transparent-amazon-tv-reviewLa diferencia entre Amazon y Netflix es que la primera no se ha atrevido a lanzar sus productos a todo el mundo. Pero con el mercado local les ha bastado. El reciente éxito que significó la victoria de la serie Transparent en los Globos de Oro es una advertencia sobre lo que habrá de venir: mayores apuestas por la creación de contenidos independientes.

Fue, según David Holmes, no sólo un triunfo para Amazon sino para la nueva comunidad disruptiva que ha llegado a la élite televisiva, que incluye a Netflix y Hulu. Fue también, un triunfo para el arte arriesgado y desafiante.

Transparent no es un desolador drama policiaco. Ni siquiera tiene a un renaciente anti héroe masculino moralmente ambiguo. En cambio, es una serie que se toma su tiempo y sin embargo ampliamente gratificante al contar la historia de alguien que nace biológicamente como un hombres, pero que, con tres hijos adultos, se acepta como una mujer transexual. Probablemente llorarás viéndola, lo cuál es impresionante considerando que no existen grandes enfermedades terminal o heridas de guerra. Simplemente hay devastación emocional y, en ocasiones, redención”.

El llevarse el premio en los Globos de Oro sobre la inmensamente popular Orange Is The New Black y la favorita de la crítica Girls, fue un llamado para las grandes cadenas televisivas. Y lo que más sorprende es que se trata de un exitoso modelo de negocios hasta ahora. Y no tiene señales de detenerse.

Ahora, Netflix anunció su llegada a Cuba, que parece anunciar que el gigante no se detendrá pronto. Asimismo, anunció un trato exclusivo con los hermanos Mark y Jay Duplass, dos de los cineastas independientes más prolíficos, para producir cuatro filmes.

Según Ted Sarandos, Jefe de Contenidos de Netflix, comentó en el Festival de Sundance que cada película tendrá primero un estreno de corta duración en salas comerciales y posteriormente se ofrecerá a los usuarios de la plataforma.

“Éste es un paso más en nuestraGTY_netflix_sk_140402_16x9_992 larga relación con los hermanos Duplass. Hemos estado trabajando con ellos casi desde el principio, cuando éramos el sistema de entrega a domicilio. El cine independiente siempre ha sido una parte integral de Netflix, y la razón por las que hacemos tratos como los de Adam Sandler es para hacer estos también”, dijo Sarandos en el Festival.

Netflix y Amazon no son promesas. Son la gran cúspide de los inmensos cambios que se han dado en la industria del entretenimiento. Steve Mosko, el presidente de Sony Pictures Television dijo recientemente en el panel “La Nueva Era de la Televisión” en la Universidad Chapman apenas este lunes que la industria del entretenimiento será movida no por el cine sino por la televisión.

Mosko dijo que la televisión siempre había sido considerada la hija bastarda del cine pero actualmente “está al mismo nivel que el mundo del cine”, ahora en la nueva época dorada de la televisión. Ya no es un estigma que directores y creadores se acerquen a la llamada pantalla chica.

Ed Carroll de AMC dijo en la misma conferencia que pese a la revolución de los servicios de streaming, los canales convencionales continúan marcando tendencia. Programas como The Walking Dead, Breaking Bad y Game of Thrones son exitosos por méritos propios.

“Una programación crea retos para que los programas tengan cierto sentido de urgencia”.

Pero lo cierto es que esta fusión está creando un nuevo medio. Netflix anunció también hará disponible la secuela de la exitosa Crouching Tiger Hidden Dragon a sus suscriptores al mismo tiempo de su estreno en salas comerciales.

Dice David Holmes que existen ciertas dudas sobre esta apuesta.

“A diferencia de la televisión, una película no puede colarse lentamente al corazón de una audiencia a lo largo de varios episodios. No puede recibir los beneficios de capturar por largo tiempo a una pequeña pero comprometida audiencia. La gente puede tener lealtad a un actor o director específico, pero generalmente no a un estudio específico”.

Por eso, no es casualidad que grandes autores sigan acercándose a los nuevos medios y plataformas. Amazon anunció que Woody Allen producirá una serie original de comedia para la plataforma. Y la noticia hizo olas.

Ese tipo de anuncios seguirán haciéndose por parte de los servicios de streaming. El modelo está funcionando y está cambiando la forma de hacer contenidos. Las apuestas cinematográficas parecen ser arriesgadas pero coinciden con la forma en que el medio están tomando las decisiones. Tardaremos al menos cinco años para saber si el experimento rendirá sus frutos. Por ahora, habrá que sentarse a disfrutar y esperar lo mejor.

 

 

Related Posts

« »