Las lecciones del cine de terror

Aug 14 • Spoiler Alert • 4000 Views • Comments Off on Las lecciones del cine de terror

Retweet

Salvador Medina
salvador@elhablador.com.mx

Este verano para Hollywood ha sido particularmente complicado. Fórmulas que anteriormente garantizaban una fuerte taquilla e inmediata retribución económica, han fracasado y provocado una fuerte sacudida entre el sistema de estudios.

White House Down’, ‘After Earth’, ‘RIPD’, ‘El Llanero Solitario’ fueron películas de altísimos presupuestos y grandes estrellas: Johnny Depp, Will Smith, Jeff Bridges, Channing Tatum, representaban anteriormente una apuesta segura económicamente. Hoy, los estudios se ven sacudidos por una taquilla baja que representa un fracaso en todos los sentidos.

Andrew Stewart y Rachel Abrams escriben para Variety que la reciente obsesión de Hollywood con los llamados wenn4118621“blockbusters” surge en el otoño de 2011 cuando películas como ‘Tower Heist’, ‘Inmortales’, ‘Jack y Jill’ y ‘Happy Feet 2’ fracasaron en taquilla. Las películas para este verano ya se habían escogido en ese entonces si es que se quería hacer un cambio de orden.

Y es que “hoy en día, los estudios gastan rutinariamente alrededor de 400 millones de dólares en producción, marketing y distribución sus grandes películas en todo el mundo. Y están creando más productos base cada año (o tentpoles, como es conocido en Hollywood)”.

Las doce películas con mayor taquilla cada año representan alrededor del 75% de las ventas domésticas en Estados Unidos. El presidente de Columbia Pictures de 1994 a 97, Fred Bernstein, asegura que las cosas deben cambiar en algún punto. “No creo que la audiencia sea necesariamente tan expansiva como debe serlo para absorber que todos los estudios hagan únicamente extravagancias especiales llenas de efectos visuales de 200 millones de dólares”.

Peor aún, es el hecho de lo que nos deparan los próximo años. Según señaló el sitio Slashfilm, el verano del 2015 es una advertencia del futuro. En un periodo de tres meses, la taquilla estará plagada de películas cuyo único propósito es generar el mayor ingreso posible para estudios que sólo apuestan por remakes, franquicias o superhéroes.

La secuela de ‘Avengers’, ‘Los pingüinos de Madagascar’, ‘Cenicienta’, ‘Los 4 Fantásticos’, lo nuevo de James Bond, ‘Jurassic Park 4’, ‘Star Wars Episodio VII‘, ‘Kung Fu Panda 3’, ‘Batman Vs. Superman’, ‘Independence Day 2’, ‘Piratas del Caribe 5’, ‘Los Pitufos 3’, la nueva entrega de Terminator, entre otros, llegarán a nuestras pantallas en un solo verano. Estaremos, pues, ante una sobredosis de blockbusters. La implosión es inevitable.

Pareciera que la única función del cine hoy en día es generar ingresos. Pero en caso de que una o más de estas apuestas fracasen, los estudios estarán al día siguiente en el pizarrón intentando descifrar qué diablos hicieron mal. Y la solución es clara: poner dinero en una película por la única razón de garantizar un éxito de taquilla es un error. Y este verano lo ha demostrado.

Demasiados estudios han puesto demasiado dinero en demasiadas películas que compitieron por demasiado en una audiencia cada vez más chica, escribe Jason Bailey para Flavorwire. Y es que año con año siempre hay un género que apuesta bajo pero siempre termina ganándole a la casa: el terror.

El éxito de James Wan

No es secreto que cada año hay películas que sorprenden en taquilla pese a las bajas expectativas o la poca promoción. Pero indudablemente, el género del terror siempre posee un as bajo la manga. Bailey numera en su texto “3 lecciones que Hollywood debe aprender del éxito de El Conjuro” (link aquí) que es hora de dejar de subestimar este género.

“El mes pasado (julio) ‘The Purge’, una película de terror de 3 millones de dólares de Universal, fue la gran sorpresa en taquilla con unos sorprendentes 34 millones en su fin de semana inicial y ha doblado esa cantidad en las semanas siguientes”.

La taquilla del terror

La taquilla del terror

El Conjuro’, por su parte, generó más de 41 millones en su primer fin de semana. Estas películas son baratas y lucrativas, escribe Bailey. Esta no es una lección nueva. Desde ‘El proyecto de la bruja de Blair’, el género ha tenido una reinvención interesante. Y el hombre que más ha sabido aprovecharlo ha sido James Wan.

El creador de la serie de películas Saw, logró crear y perfeccionar un modelo sencillo: generar contenido interesante, apostar poco dinero, escoger a actores de bajo perfil pero conocidos y listo. Su franquicia logró generar cientos de millones de dólares con presupuestos bajos para el mercado actual.

Muchos críticos han señalado lo vulgar que puede resulta el terror en el cine pero siempre es un éxito seguro. Lo dedujo Ozzy Osbourne cuando creó Black Sabbath: si hay gente que paga dinero para que la asusten en un cine, hagamos música que los asuste en un concierto.

El Conjuro’, la nueva producción de James Wan, es todo lo que se espera de sus filmes: un reparto interesante y reconocible, una premisa sencilla pero puntual y saltos del asiento durante las casi dos horas de duración. Sin embargo, es todo lo que se necesita del cine de terror. No es casualidad su éxito.

Y es que los altos ejecutivos de los estudios olvidan que la mejor fórmula está en crear algo que cumpla con las expectativas del público. Nada más. El cine de terror es un ejemplo de éxito en un sistema que parece caer a pedazos. La gente responsable de Hollywood debe actuar antes de que sea demasiado tarde.

Related Posts

Comments are closed.

« »