La carta de Spielberg para Donald Trump

Jan 31 • Spoiler Alert • 347 Views • No Comments on La carta de Spielberg para Donald Trump

Retweet

Salvador Medina @ayudamemalverde

Los tiempos de Donald Trump han convocado al pormayor a artistas a manifestarse sobre lo que significa su presencia en la silla presidencial de Estados Unidos. Uno de los directores de cine más icónicos del mundo había permanecido en silencio durante la elección y en el primer año de su mandato. Hasta ahora.

Steven Spielberg le lanza un mensaje claro y contundente a Trump su mensaje anti medios: nada le gana a la verdad.

Escrita por Liz Hannah y Josh Singer, The Post (The Post: Los Oscuros Secretos del Pentágono), cuenta la historia detrás del estudio que condujo Robert McNamara (Bruce Greenwood), secretario de la defensa de John F. Kennedy, Lyndon Johnson y Richard Nixon, para medir el impacto y la posibilidad de ganar la guerra de Vietnam. Es entonces que  Daniel Ellsberg (Matthew Rys), uno de los académicos a cargo del estudio, harto de la retórica del gobierno, quien había ocultado la verdad sobre lo que ocurría, que decide hacerse cargo y robar los documentos que revelaban lo ocurrido.

Primero, parte del estudio llega a las manos del New York Times, quienes publican parte de los papeles, sacudiendo a Nixon y a su gabinete. De la mano del poder del gobierno, se dan a la tarea de censurar cualquier otro escrito al respecto.

Pero en ese contexto, The Washington Post, que es todavía considerado un periódico local, entra a jugar un papel trascendental.

Kay Graham (Meryl Streep) y su consejo, se encuentran frente a la complicada situación de entrar a la bolsa de valores para conseguir solvencia para hacerlos crecer. Su lógica es que mejores contenidos traerán mayores lectores. Pero el editor del diario, Ben Bradlee (Tom Hanks) y su equipo, no se detendrán frente a nada, ni ante las amenazas de la junta de directivos o el propio gobierno para llevar hasta la verdad. Y es que lo publicado por el New York Times es apenas la punta del iceberg, pues se trata de décadas de inacción ocultadas por el gobierno.

Ben se inclina en el experimentado Ben Bagdikian (Bob Odenkirk) para buscar a la fuente que entregó el material al New York Times y así ganar la primicia.

The Post refleja el que es un momento pivotal en que los medios le dan la espalda al status quo. Kay, quien toda su vida ha sido cercana a los políticos y a la cúpula de Washington, debe entender que los periódicos no deben servir para apoyar al gobierno, sino a poner sus acciones bajo la lupa.

No es novedad o sorpresa decir que la dirección de Spielberg es impecable. Y el talento en pantalla es inmejorable. Pero la película flaquea en el guión. El guión se estanca demasiado en el primer acto y la acción comienza demasiado tarde, quizás por la necesidad de explicarnos quién es cada personaje y cuál es su papel dentro de la trama.

Hay demasiados personajes y actores reconocidos en papeles que duran una o dos intervenciones. Pero quizás sea demasiado el privilegio de trabajar con uno de los grandes el que los lleva a decir una o dos líneas a cambio.

Además, el personaje de Meryl Streep es bofo. Va de un lado a otro a la voluntad de los hombres a su alrededor. Y aunque sí, es un personaje redondo, es raro ver a una actriz del tamaño de Streep atada a una mujer a la que parece no importarle el oficio del periodismo, sino el negocio detrás de él.

El personaje más importante es el de Bob Odenkirk. Pero es quizás su falta de cartel, en comparación de sus compañeros, lo que provoca que quede de lado.

The Post parece apresurada en su concepción. Pero su mayor problema es que no sabe qué ser: si una intriga política, una defensa del periodismo o la historia sobre una empresa que debe adaptarse a los nuevos tiempos para crecer.

Pese a ello, uno vez que la película levanta, Spielberg y el talento a su alrededor despega, creando lo que parece un thriller más que formidable y, sobre todo, significativo para el contexto de Donald Trump.

 

 

 

Related Posts

« »