Internet mató a la tienda de video: El fin de la era Blockbuster

Nov 26 • Artículos • 1560 Views • No Comments on Internet mató a la tienda de video: El fin de la era Blockbuster

Retweet


Salvador Medina
salvador@elhablador.com.mx

Crónica de una muerte anunciada: la cadena Blockbuster, quien durante décadas dominó el mercado mundial de rentas de películas, series de televisión y videojuegos, anunció el cierre de todas sus tiendas a lo largo de Estados Unidos.

Dish Network, la segunda compañía satelital de televisión más grande de Estados Unidos, adquirió a Blockbuster LLC por 320 millones de dólares tras haberse declarado en bancarrota en 2011. El precio era incomparable a la valuación de cinco mil millones de dólares que recibió apenas nueve años antes.

En un principio, Dish planeaba mantener abiertas sus 1,500 tiendas y retener a 15,000 empleados tras su adquisición. La estrategia fue cambiando conforme Blockbuster perdía terreno.

Así, en un comunicado de prensa, Dish anunció que su subsidiaria Blocbuster terminaría con sus operaciones de distribución de DVD por correo en enero de 2014 y cerraría sus 300 tiendas restantes. Esto le significaría despedir a los restantes 2,800 empleados.

“Esta no es una decisión fácil”, aseguró Joseph P. Clayton, Presidente y Director Ejecutivo de Dish. “Pese a que hoy cerramos los elementos físicos de distribución de nuestro negocio, continuamos viendo el valor de la marca Blockbuster y esperamos recuperar esa marca mientras continuamos expandiendo nuestras ofertas digitales”.

jlmaralPese al aparente optimismo de Clayton, Dish llega tarde a la repartición del pastel. Actualmente, la distribución digital de contenidos (VOD o Video On Demand, en inglés) ya tiene valiosos canales. Amazon, Hulu, iTunes, Vudu, entre otras plataformas, ya abarcan el mercado que Blockbuster jamás podrá recuperar. Y claro, no podemos olvidar al gigante de la distribución digital: Netflix.

En un principio, Netflix acercaba los títulos directamente al consumidor. ¿Cómo? Los usuarios realizaban sus órdenes por internet y el título de su elección llegaba por correo a sus casas. En ese momento no existía tiempo límite para regresar el producto. Poco a poco Netflix lograba ocupar un poco del espacio que Blockbuster ocupaba sin competencia alguna.

Pero el mercado cambiaba rápidamente. Los contenidos digitales comenzaron a tomar fuerza y muy pocos pusieron atención. Los medios tradicionales, en su mayoría, ignoraron internet como una fuerza democratizadora y un catalizador de cambios. Sin embargo, unos pocos visionarios entendieron que se trataba del próximo paso en el entretenimiento.

Reed Hasting, Director Ejecutivo de Netflix, dijo para la revista GQ que el ecosistema del entretenimiento tradicional está diseñado para no satisfacer a la gente. “Es un concepto artificial. El punto de esta insatisfacción es esperar. Se supone que esperes al miércoles a las 8pm, esperes por la nueva temporada, veas todos los anuncios que te dicen cuándo regresará y hables con tus amigos de lo emocionado que estás”.

Si es una película, agrega, debes esperar a la noche del estreno, esperas a que salga como pago por evento, esperas a que salga en televisión de paga. Esperar, dice Hastings, está muerto.

Bajo este concepto, Netflix se lanzó a la casa de usuarios ávidos de lo que los nuevos medios estaban dispuestos a ofrecer. Así, la plataforma digital no sólo comenzó a ofrecer títulos vía internet, sino que lo hacía de manera inmediata. No había que esperar. No había que sufrir por anuncios de productos por los que no se tenía interés. Y es que según dice Nancy Haas, la idea es que lo usuarios vieran el servicio de la misma manera que lo hacen con su televisión.

“Queríamos pensar ‘¿Cuál es el futuro de la televisión? ¿Dónde está el futuro de la televisión en un mundo de demanda?’”, dice Chris Haffe, vicepresidente de innovación de productos en Netflix para la revista Wired.

Pronto, la idea era clara: producir contenidos originales para volverse un canal de verdad, a la altura de HBO, Showtime, AMC y demás cadenas que han marcado el paso en los últimos años.

Así, el primer extraordinario esfuerzo se concretó con ‘House of Cards’, que reunió a algunas de las personas más talentosas de Hollywood en un producto no sólo desafió la forma en que se producían y distribuían las series originales, sino que fue un éxito de crítica y para atraer a nuevos usuarios a Netflix. Las 14 nominaciones a los premios Emmy 2013 son, además, una muestra de la fusión ente medios.

‘House of Cards, ‘Orange is the New Black’, ‘Arrested Development’, y otros programas originales demuestran que Netflix está marcando la tendencia de los medios digitales. Además, está trabajando en muchos más productos, incluyendo una serie de programas para Marvel Studios.

Actualmente, Netflix tiene alrededor de 40 millones de usuarios y ha superado la base de suscriptores de HBO. Para el consumidor actual, es ya un canal más, una opción a la oferta tradicional. Y es que, según un reporte reciente de la firma canadiense Sandvine, Netflix y YouTube son responsables de la mitad del tráfico de internet en Estados Unidos.

Esto significa que Netflix atrae el 31.6% del tráfico y YouTube está en un segundo lugar con alrededor de 18.7%. Además, los servicios de distribución en internet han provocado que el intercambio de productos (léase piratería, P2P, etc.) haya visto reducido su impacto. Según Daniel Carlson del sitio Salon, el sitio BitTorrent, líder en descargas P2P, hoy representa el 4% del tráfico, comparado con el 31% hace cinco años.
La muerte de Blockbuster no es el fin de las comunidades fílmicas o de la renta de películas, como dice Carlson. Es simplemente el fin de una cadena. Aunque Blockbuster llegó a ser un ícono del entretenimiento hoy representa el lema que debe mover a las empresas innovadoras del siglo XXI: adaptarse o morir.

En un mercado donde la tendencia es la innovación, atreverse a dar el salto será el futuro de los medios. Y del mundo.

Related Posts

« »