‘Francotirador’: Clint Eastwood reflexiona sobre la guerra

Feb 18 • Spoiler Alert • 1160 Views • 1 Comment on ‘Francotirador’: Clint Eastwood reflexiona sobre la guerra

Retweet

Salvador Medina @ayudamemalverde

Las películas del verano ya tienen un fiero competidor en taquilla. American Sniper (Francotirador) de Clint Eastwood tiene más de 300 millones de dólares en taquilla nada más en Estados Unidos. Y con fecha de estreno en enero, el nuevo filme del legendario Eastwood ha acaparado comentarios, críticas y controversias.

Francotirador cuenta la historia verdadera de Chris Kyle, considerado una leyenda entre militares estadounidenses por su sobrenatural puntería. El filme, dirigido por Eastwood, narra los días en que Kyle (Bradley Cooper) decide enrolarse en el ejército para servir a su país. Es entonces que conoce a Taya (Sienna Miller) con quien se casa justo antes de embarcarse en su primer tour en Irak.

Kyle se vuelve rápidamente un elemento esencial en tierra durante la invasión y es reconocido por precisión al disparar que salva la vida de cientos de militares, a costa de la vida igual número de rebeldes.

AMERICAN SNIPEREl filme, nominado como Mejor Película en la próxima entrega de los premios Óscar, es efectivo al sumergirnos en la historia personal de Kyle y su familia quienes, pese a estar a miles de kilómetros de distancia, sufren como uno mismo. Taya, quien en la vida real fue consultora de la producción y esencial para lograr reflejar la conducta de Kyle, debe lidiar con el pesar que le representa Kyle cuando está lejos pero, sobre todo, cuando está en cuerpo pero su mente se encuentra en la guerra.

Pese a que no se trata del mejor filme del año y sus posibilidades de ganar el Óscar, o la categoría de Mejor Actor para Bradley Cooper, son mínimas, es una buena película y un gran regreso de forma para Clint Eastwood. El guión carece de gran contexto pero se trata de un relato personal de la guerra, no de una reflexión sobre las razones por las que el entonces presidente George Bush decidió invadir Irak tras los atentados del 11 de septiembre.

Sin embargo, muchos críticos se abalanzaron contra el filme por tratarse de una visión particular sobre la guerra y los veteranos. Matt Taibbi escribió en Rolling Stone que el filme es demasiado tonto para criticarse.

“Vi Francotirador anoche y la odié menos de lo que esperaba. Como la mayoría de las películas de Clint Eastwood – y disfruto las películas de Clint Eastwood en su mayoría – es una fábula simple, bien iluminada con el valor nutricional de una galleta de la fortuna que sirve aplausos bien acomodados y lágrimas para el público deseado”.

Así, varios críticos de cine no entendieron que al final se trata de una obra de ficción. Sí, los personajes son reales y el contexto es conocido por la gran mayoría de la población (sobre todo estadounidenses) pero al final, el director y los productores de la obra deben tomar la decisiones para necesarias para que el filme funcione, sin importar si refleja correctamente la intervención en Irak o no.

En el programa The Nightly Show, el espacio que sustituyó a Stephen Colbert en Comedy Central, Taibbi señaló que aunque no Francotirador no tiene que ser un documental, le pareció erróneo que se dejaran de lado datos importantes sobre la guerra, comenzando por el hecho de que se invadió el país incorrecto. “Una pequeña omisión”, bromea el conductor Larry Wilmore.

“Obviamente cambia completamente la complexión de la película si se deja de lado el contexto, era lo que quería decir. No quería afectar a los veteranos de ninguna manera o a los militares. Simplemente quería señalar que dejaron de lado datos históricos importantes”, dice Taibbi.

TA3A6997.dngPero Francotirador no tiene que ser una crítica a la guerra. Las consecuencias de ésta se ven en la vida de Chris, un tipo obsesionado con proteger los intereses de su país a costa de su familia y su propia integridad física y mental.

Se trata de jóvenes llenos de hormonas y ávidos de matar que en ocasiones toman decisiones precipitadas basadas en satisfacer la sed de venganza cuando uno de los suyos cae en el campo de batalla.

Es además una muestra sobre uno de las grandes manchas de las intervenciones militares de Estados Unidos: el trastorno por estrés postraumático, un secreto que guardan bajo la piel y que cuesta más muertes por suicidio que la propia lucha armada.

En ocasiones este trastorno es consecuencia más del desgaste emocional que de la muerte que los rodea. Al final, la mayoría de ellos son jóvenes que apenas y pueden tomar una cerveza y se les exige que tomen decisiones sobre quién vive y quién muere en territorios inhóspitos y sin tiempo para pensar o hacer un juicio coherente.

Para Chris, ser el francotirador con más muertes en la historia del ejército no es algo de lo que se sienta orgulloso. Es una carga. Las partes más interesantes surgen de la visión que tiene la esposa sobre Chris y su vida de regreso en Estados Unidos.

Así, Francotirador es un producto abierto a interpretaciones. Lo que no está en duda, es que se trata de un filme de calidad y digno de Eastwood y su legado.


 

 

 

Related Posts

« »