El regreso del Hombre de Acero

Jun 11 • Spoiler Alert • 5077 Views • Comments Off on El regreso del Hombre de Acero

Retweet

Salvador Medina
salvador@elhablador.com.mx

El 18 de julio de 2008 cambiaron muchas cosas en el mundo del cine. El estreno de The Dark Knight, la segunda entrega en la trilogía que renovó el visionario director Christopher Nolan, representó un momento trascendental en la concepción de los “superhéroes” y la forma en que los espectadores y cineastas perciben a estos intocables personajes.

Nolan le mostró al mundo que es posible imaginar un mundo en el que Batman y The Joker pueden existir. Dio la sensación, de un momento a otro, que los espectadores eran capaces de encontrar más de lo que esperarían de un blockbuster.

Dark Knight logró quitarnos esa venda de los ojos y marcó un estándar para generación de aficionados a los comics y cinéfilos de todo tipo. A partir de ese momento, las expectativas alcanzaron un nivel nunca antes visto y las películas de superhéroes dejaron de ser simplemente eso.

Christopher Nolan colocó al personaje al centro de la historia. Demostró que una historia bien contada no es simplemente un elemento decorativo sino el punto de partida de un filme memorable y trascendental. Los efectos visuales no sirven de nada sin una historia relacionable para el espectador.

Es por ello que Nolan y David S. Goyer, con quien el director había trabajado ya en la trilogía de Batman, fueron vitales en la reinvención de Superman, el héroe norteamericano por excelencia.

Man of Steel’, el extraordinario esfuerzo del estudio Warner Brothers por dar un giro nuevo a Superman, y de paso hacernos olvidar el fracaso que significó Superman Returns de Bryan Singer, recayó en la capacidad del director Zack Snyder, el hombre detrás de 300 y Watchmen.

MAN OF STEELPor ello, Nolan dijo que Snyder posee “una aptitud innata para lidiar con los superhéroes como personajes verdaderos. Eso era lo que requería un nuevo acercamiento para Superman. Él entiende el poder de las imágenes icónicas, pero también a las personas detrás de ellas”.

Hombre de Acero llega a las pantallas con grandes expectativas, no solo de taquilla sino de crítica. La labor encomendada a Nolan, Goyer y Snyder no era menor y su responsabilidad era enorme, considerando el renacimiento de franquicias como Thor, Iron-Man, Captain America y, por supuesto, la trilogía de Batman.

Pese a ello, Hombre de Acero supera las expectativas de los fans más asiduos y de quienes buscan el blockbuster perfecto del verano. Goyer, Snyder y, por supuesto Nolan, lograron dar un giro a la personalidad de Superman, sus motivaciones y psique. Clark Kent o Kal-El es un ser con dudas, conflictos y una constante necesidad de búsqueda.

Y es que la historia de Hombre de Acero es universal: desde pequeño, Clark Kent entiende que sus poderes no son de esta tierra. Se lanza entonces en un viaje de descubrimiento en el que le dará sentido a la razón por la cuál está en la tierra. Así, aprenderá a ser un héroe al mismo tiempo que una gran amenaza llega de Criptón a amenazar su existencia.

Son estas motivaciones, estas profundidad, lo que provoca una automática relación con Clark Kent: al final, es un hombre buscando su lugar en el mundo, dónde pertenecer. La relación con sus padres está llena de conflictos y contradicciones pero entiende profundamente que sólo han buscado lo mejor para protegerlo.

Hombre de Acero logra regresar a la semilla, al origen de Superman. Es la reinveción del superhéroe como lo conocemos. No es casualidad que en una de las escenas donde podemos observar la relación entre el pequeño Clark y su padre Jonathan, interpretado por Kevin Costner, nuestro héroe está leyendo a Platón.

Así, Snyder logra conseguir un resultado casi perfecto, lleno de acción, grandes diálogos y extraordinarios personajes. Encontró en Henry Cavill un enorme potencial para relanzar la franquicia y a alguien que le diera al personaje el contexto, la fuerza y la vulnerabilidad adecuados.

Además, Amy Adams logra darle mucha más fuerza al conocido personaje de Lois Lane, haciendo que deje de ser un simple complemento del héroe sino más bien alguien que lleve la historia a través de su búsqueda por la verdad.  MOS-08233C

Con un reparto excepcional, que incluye a Russell Crowe como Jor-El el padre de Kal-El (el nombre de Clark en Criptón) y quien es la guía moral del héroe, Hombre de Acero se vuelve sin duda una de las películas del año. Y es que, pese a que sigue siendo una película de superhéroes, se nota la gran atención al detalle que prestaron desde la concepción de la historia.

No existe cabo suelto alguno. El General Zod, interpretado brillantemente por el subestimado Michael Shannon, es un hombre con una profunda sed de recuperar lo que su planeta perdió años atrás y que no se detendrá ante nada para obtenerlo.

Hombre de Acero termina siendo un filme tan emocional como emocionante. La música de Hans Zimmer, la fotografía Amir Mokri, acompañan al guión de Goyer y los visuales de Snyder de una manera fantástica, permitiendo al espectador experimentar desde una perspectiva diferente, mucho más íntima.

Así, Hombre de Acero se coloca como una película trascendental para Hollywood y sin duda un parámetro para otros cineastas y estudios. Se probó sin duda alguna que es posible crear películas capaces de vender millones de entradas pero al mismo tiempo ser una reflexión sobre la condición del ser humano y su conflicto consigo mismo.

Related Posts

Comments are closed.

« »