El mundo necesita del Teatro: Tato Alexander

Oct 15 • Ideas: CAMPUS • 2056 Views • 4 Comments on El mundo necesita del Teatro: Tato Alexander

Retweet


Salvador Medina @ayudamemalverde

El teatro para mí sigue siendo este ritual sagrado. Incluso mis maestros dirían que yo no respeto ese ritual. Pareciera que no porque hay gente, hay teatreros que son mucho más “ritualísticos”. Y también es algo que sigo aprendiendo. Seguir teniendo después de la función 80, 100, seguir teniendo la disciplina y el ritual, eso me cuesta trabajo porque trato de ser desparpajada para poderlo hacer bien porque eso a mí me funciona. Me funciona estar relajada, estar desparpajada, pero ahí estoy.

Tato Alexander, la joven actriz que irrumpió en el teatro mexicano con su breve pero destacada actuación en Nadando con Tiburones, la adaptación a la película de George Huang, comentó en exclusiva para Ideas Campus.

Alexander, quien actualmente se encuentra presentando Una Historia del Diablo en el Foro Shakespeare, asegura que el teatro no es un ritual, sino una religión.

Parece fanatismo pero no lo es, continúa. Es una religión en el sentido que hay mucho ritual, es un lugar donde tienes que estar sin importar qué y en donde juega tu cuerpo, tu mente y tu alma. Entonces es una religión. No puede ser otra cosa. Tiene que ser visto así. Sólo así se puede entender la disciplina que conlleva. Es muy difícil porque también te cuestiona mucho. Obviamente te cuestionas de qué sirve. Yo he estado cercana, toda la gente a mi alrededor es gente de teatro, actores y así. No tengo amigos que no lo sean.

Alexander ahonda: tuve una amiga que era abogada y no comprendía mi fascinación. ¿Qué pasa si faltas a un ensayo o a una obra si ya no tienes voz? No se acaba el mundo, le cuestionaba. Pero la protagonista de Paisaje Marino con Tiburones y Bailarina insiste. “Pero sí. Sí se cae el mundo”.

Es importante para construir a tu actor y mantener el ritual del teatro que es uno de los pilares de la sociedad, explica. Y todo el mundo necesita del teatro. Y no sólo el teatro. La gente ahora va mucho al cine. Pues finalmente es lo mismo. Y lo sostiene la disciplina de los actores. Porque los seres humanos lo necesitamos. Ver esos espejos, ver esas historias.

La adolescencia como inspiración

6943087619_f79f54d263_zPara muchos, la adolescencia es una etapa de profunda confusión y cuestionamiento. Del coraje surge inspiración, asegura Tato Alexander.

“Nos empieza a dar mucho coraje. En especial cuando pasan cosas a tu alrededor que no entiendes y cosas del mundo de los adultos que no entiendes. Y ahí nace una necesidad muy fuerte de hablar y transgredir y hablar de todas esas cosas, de personas que no tienen voz, porque en ese momento te sientes sin voz”.

Entonces quieres conocer más de esto que sientes y que es sólo la punta del iceberg de lo que es el sufrimiento humano. Y poder hablar por esa gente. Y por mí, comenta.

Además, Alexander encuentra en el coraje uno de los puntos donde nace su creatividad. Para ella, se trata de una mezcla entre la imaginación y la capacidad de manifestarla.

La creatividad es “saber manifestar lo que pasa en tu cabeza, impulsado por tu imaginación y por tus inquietudes y tus preguntas. La creatividad muchas veces viene de dos cosas: de una curiosidad profunda, o del coraje. Muchas veces viene de una necesidad de hablar y de transmitir y de protestar”.

En ese lugar de su adolescencia y su niñez, encontró la pasión por la actuación. Acostumbrada a hacer teatro desde pequeña, Tato Alexander vio en las dimensiones de Kate Winslet en “Titanic” un punto de inflexión.

Alexander recuerda el detrás de cámaras del millonario filme de James Cameron y encontrar un lugar donde sus inquietudes resonaron. “Me obsesioné también por lo mismo, porque decía “¿cómo es posible que se reproduzca todo de tal manera, ¿no?”. Yo veía el Titanic, y veía a la gente. Se me hizo una locura”.

Fue un gancho enorme, recuerda. La posibilidad de ver cómo colocaban las cámaras y los juegos de Winslet en el set, provocaron en ella una necesidad de crear. Quiero estar ahí, donde está ella, afirmó.

La creación en el teatro

En los próximos meses, Tato explorará su faceta como productora en teatro, donde mayor experiencia y éxito ha encontrado. Desde niña, el teatro es el único lugar donde su mente podía explayarse e inventar. Podía jugar, podía imaginar libremente y se trataba de un juego enorme.

“Todo me inspira. Me inspira el día a día. Me inspiran mis preguntas diarias, mi curiosidad diaria, me inspira mi necesidad de juego diaria. Porque yo tengo mucho eso. Yo quisiera vivir en un mundo ilusión, o sea, de juego eterno”.

Pero no soy solo eso, explica. También hay muchas cosas que me cuestionan y de las que siento una necesidad importante de indagar. Y de hablar. Este mundo, esta ciudad es inspiradora porque da mucho coraje y porque tiene muchas cosas socialmente. Los estratos sociales, las cosas que pasan por acá. No te das cuenta, vas caminando y están pasando tantas cosas, a la gente le están pasando tantas cosas. Si vas en el metro, van en la calle. Hay mucha gente, muchas voces, muchas vidas. Y todo eso me inspira mucho. El día a día.

A1ee07ee4903d220919f8393206222cb936c4b6e2demás, Tato ve en el entretenimiento de México una oportunidad. Desde su perspectiva, la industria está muy alejada de lo que es el arte con discurso.

Por ello, busca crear algo diferente con su trabajo. “Una historia del diablo”, escrita por el dramaturgo estadounidense Don Nigro justo para Alexander, ha tenido una exitosa temporada que la llevó al Fringe Festival en Nueva York.

Dirigida por Itari Marta, se trata de un reto único para Alexander. Asimismo, llevar la puesta en escena a Estados Unidos, significó usar todos los recursos a su disposición. Por ello, recurrió a Fondeadora, sitio mexicano dedicado al crowdfunding o financiamiento comunitario. Es una gran iniciativa, comenta. El director de Fondeadora lo describe como la democratización del arte porque justamente es eso. No tienes que depender de nadie para fondear tu proyecto.

Pese a su corta edad, Tato Alexander se ha abierto camino rápidamente en el mundo de la actuación. Es una lucha personal, de cada creador, comenta.

“Cada segundo es un segundo ganado. Y todo sirve de inspiración hacia ese discurso, hacia esas palabras, hacia ese personaje, hacia esa historia, eso es lo que me construye”.

Tato Alexander actúa en Una historia del Diablo todos los sábados a las 20:00 y domingos a las 19:00. Para adquirir boletos, haz click aquí

Ideas Campus: Tato Alexander from Pulp Films on Vimeo.

 

 

Related Posts

« »