El inventor del siglo XXI

Oct 19 • Artículos • 1551 Views • 1 Comment on El inventor del siglo XXI

Retweet

La tecnología mueve al mundo. Y nadie ha hecho más para hacerla llegar a todos que Steve Jobs. El popular fundador de Apple deja un legado incuestionable que ha tocado a generaciones de personas y que será profundamente extrañado.

Salvador Medina Armienta
salvador@elhablador.com.mx

Steve Jobs falleció el cinco de octubre de 2011. En las horas que siguieron, el mundo comprendió que había perdido a una de las mentes más brillantes de los últimos treinta años. Su obra trasciende el ámbito de la tecnología para fusionarse con el de la realidad diaria. Sus “gadgets” tenían un propósito propulsor, estético y en su mayoría, educativo.

En las doce horas posteriores a su muerte, se escribieron 2.5 millones de tuits relacionados con el hombre de la manzana. Y es que para muchos, Apple es más que una marca. No sólo posee a los clientes más fieles en el mercado, sino que Jobs es visto como un gurú. ¿Acaso se ven coches vistiendo el símbolo de Microsoft en las defensas o vidrios de coches por las calles.

Su comercial de 1984 literalmente rompió con los estigmas y estructuras de las PC para hacerlas realmente computadoras personales. El hombre que pensaba diferente entendía que la tecnología debía moldearse al gusto del consumidor y no al revés.

A Steve Jobs lo caracterizó siempre una búsqueda estética en su productos. Desde la tipografía que se usaría hasta los colores y la forma de interactuar con ellos.

El siguiente paso

Tras fundar Apple y ser despedido de su propia compañía de manera infame, Steve Jobs  se dio a la tarea de fundar NeXT, lo que podría ser considerado el precursor de toda la tecnología que existe hoy en día en el mercado de las computadoras personales, tabletas y tecnología móvil.

Para Steve Lohr de The New York Times, lo que NeXT hizo mejor fue fusionar la tecnología y las artes liberales al incluir libros, música y arte. Y es que Jobs fue el primero en imaginar que una computadora serviría para consumir productos artísticos a través de ella.

Jobs tenía la visión de que los libros podían llegar más fácil y económicamente a los lectores evitando los gastos de papelería, impresión y distribución. Se dio a la tarea entonces de buscar editoriales para lograr la digitalización de obras, algo que en 2011 se considera el futuro. Jobs consiguió que la Imprenta de la Universidad de Oxford, cediera los derechos completos de las obras de William Shakespeare.

El esfuerzo sin embargo se vio truncado por los altos costos del proyecto. Sin embargo, NeXT rindió frutos y fue adquirida por Apple. Steve Jobs regresó a su puesto directivo y se colocó de nuevo en la élite de la tecnología mundial.

Visionario de las artes

Tras su salida de Apple, Jobs había fundado Pixar, una pequeña compañía de animación cuyo propósito era crear la primera película animada. Pixar no sólo lograría su objetivo, cambiaría el mundo de la animación y del cine para siempre.

Logró cristalizar ideas que genios como George Lucas habían intentado plasmar en sus obras. Jobs logró esto tras bambalinas, sin exigir el crédito que lo tocaba como fundador de la compañía.

Según el texto “The Magician” (El Mago) en The Economist, “ su gran logro fue combinar una chispa emocional con la tecnología computacional y lograr que el producto final se sintiera algo personal.

Muchos critican incluso el alto costo de sus productos pero lo cierto es que estaban un paso adelanto del resto. Cualquier cineasta, fotógrafo o artista independiente puede atestiguar que los productos de Jobs, les daban ventaja sobre el resto. Parece imposible pero las computadoras de Apple significaron un gran activo para los cineastas que buscaban empezar con los pocos recursos que tenían.

Steve Jobs no sólo cambió el mundo del cine a través de Pixar. Lo hizo también a través de la simplificación de tareas en edición y post-producción de películas a partir de su software.

El inventor del siglo XXI

Steve Jobs comprendió a la perfección lo que la tecnología puede hacer por el hombre: la hace evolucionar, simplificar procesos, entender más cercanamente el mundo. Supo ver que los productos pueden ser también herramientas para crear.

Jobs inventó el siglo XXI cuando materializó las ideas que vivían en su mente. Idealista como pocos empresarios, vivió más por lo que podía entregarle al mundo que por las recompensas que podía recibir por ello.

En su discurso de Stanford en 2005, Jobs aceptó con humildad la presente posibilidad de su muerte. Advirtió con ello que su talento no estaría para siempre con nosotros y que alguien tendría alguna vez que aceptar dicha responsabilidad.

Hoy, es difícil ver a alguien en el papel de Steve Jobs. Sin embargo, el legado que dejó a su paso es suficiente para imaginar qué viene después.

Related Posts

« »