El Dilema de los Blockbusters

Jul 23 • Spoiler Alert • 623 Views • Comments Off on El Dilema de los Blockbusters

Retweet

Salvador Medina @ayudamemalverde

Los anuncios durante la Expo D23, donde Disney presenta sus proyectos cinematográficos, lanzó una olas de emociones a lo largo de los medios y de millones de aficionados a franquicias reconocidas en todo el mundo.

El avance de la esperada Avengers: Infinity War, así como los anuncios de una nueva versión de Dumbo, una secuela de Toy Story, las primeras imágenes de A Wrinkle in Time y más secuelas y franquicias, sin duda son noticias de gran impacto en la industria del cine a nivel mundial.

Sin embargo, se trata de una tendencia de todos los estudios por generar la mayor cantidad posible de ingresos a partir de historias y franquicias probadas y que causan un “menor riesgo” a sus inversionistas.

Hollywood está en una guerra abierta por explotar los géneros que más entradas generan y están dispuestos a lo que sea.

No es secreto que antes de filmar Star Wars, George Lucas fue rechazado por Disney debido a que, en la época, las historias de ciencia ficción no generaban los ingresos necesarios para considerarse redituables. Hoy en día, el universo que creó Lucas es una de las bases del enorme crecimiento de Disney.

Para los próximos tres años, Disney tiene pensado lanzar una serie de películas que lo coloquen como el rey de la taquilla. Y si bien sus ejecutivos han apostado sus recursos en franquicias establecidas y de renombre, esto no suele ser garantía de éxito.

Los blockbusters han cambiado de ser una producción hecha para las familias que buscan disfrutar de su verano con historias reconfortantes y grandilocuentes, a ser hoy en día, casi en su mayoría, pretextos para saturar los cines de efectos visuales, con títulos y actores reconocidos, pero con poca sustancia o trascendencia.

El problema es que por cada Wonder Woman, hay un Piratas del Caribe y La Momia; por cada Spider-Man: Homecoming, hay otro Transformers y un Baywatch.

Además, ahora los estudios lanzan sus producciones pensando más en mercados nobles y de gran impacto en taquilla, como el asiático, donde Huahua Media se está convirtiendo en un jugador significativo en producciones de gran alcance.

Así, cada estudio se ha lanzado en búsqueda de lo que llaman franquicias tentpole, proyectos que generen tales ingresos que sostengan el lado económico de los estudios. Pero invertir grandes millones de dólares en artistas consagrados o franquicias reconocidas, ha probado ser siempre una apuesta complicada de sortear.

Estos blockbusters, si bien son recibidos con los brazos abiertos por los complejos de cine, generan grandes inconvenientes y obstáculos para los mercados locales. Como el mexicano. Esto, debido a que las salas de ince dan prioridad a blockbusters que llenarán hasta la mitad de sus complejos con un mismo proyecto que va en proyecciones dobladas, subtituladas, en 3D, en iMax, etc.

La variedad de formatos provoca que haya menor variedad de películas, pese a que los complejos cuentan con más y más salas.

Y este cambio en los estudios, ha sido aprovechado por Netflix y Amazon Studios, cuyas apuestas tienden a ir más por la calidad y por cautivar a una audiencia a mediano y largo plazo. Claro, en ocasiones van por ciertos nichos o por cineastas y creadores con tendencias taquilleras (léase Adam Sandler y sus secuaces en Netflix), pero han entendido que la calidad no está reflejada en un presupuesto alto.

No todos los estudios están hechos para el universo de las franquicias. Y pensar que apostar por historias que anteriormente han tenido éxito significa consolidar el futuro y apostar todo a ello, puede mandar a ciertos ejecutivos y productores a guerras que no pueden ganar. Las fórmulas no siempre funcionan. Y en Hollywood, pueden significar el olvido.

 

Related Posts

Comments are closed.

« »