El cine vía satelite

Mar 14 • Spoiler Alert • 1621 Views • Comments Off on El cine vía satelite

Retweet

Salvador Medina

Salvador@elhablador.com.mx

No es secreto que las distribuidoras de cine en todo el mundo están realizando esfuerzos conjuntos para reducir costos en sus procesos. La evolución al cine digital no ha sido barata pero sin duda significa un gran paso para ello. En Estados Unidos, el país que ha marcado tendencias a nivel global en este sentido, parece haber dado un paso inmenso en este rubro.

La Coalición de Distribuidores de Cine Digital (DCDC, por sus siglas en inglés) anunció que en los próximos meses, se harán llegar las obras a cines de todo el país vía satélite. Las cadenas Regal, AMC y Cinemark, las más grandes de Estados Unidos, formarán parte del convenio. Además, si consideramos que los estudios involucrados son Lionsgate, Disney, Paramount, Warner y Universal, con Sony y Fox en negociaciones preliminares, el avance no es menor.

Photography by Leo EloyRandolph Blotky, Presidente de Technology Convergence Partners, dijo que la plataforma de servicio de la DCDC posee la más alta tecnología para entregar diversos tipos de contenido a las salas de cine de Norte América. “Su modelo de negocios asegurará bajos costos a largo plazos para los distribuidores y exhibidores en toda la industria”.

Claro, cada avance en la industria tiene el principal propósito de beneficiar a los estudios, distribuidores y exhibidores. ¿Dónde entra ahí el consumidor? En México, el último año se redujo el promedio del boleto de cine, es cierto. Pero ello no se compara a la inmensa escalada en los precios de los últimos años.

El cinéfilo ordinario está haciendo su parte y cada vez más acude a las salas de cine. ¿Qué recibe a cambio? Muy poco. Es por ello, que las nuevas formas de distribución han llegado para quedarse. Las apuestas de sitios como Netflix y Vudu, así como la reciente incursión de Claro Video, hablan de un mercado creciente que ofrece amplias posibilidades para ambas partes.

Además, las apuestas por contenido original como ‘House of Cards’ y ‘Hemlock Grove’, dan la ventaja a las nuevas plataformas digitales. ‘House of Cards’, que ya mencionamos en este espacio, tuvo incluso mejores resultados de los esperados, provocando que el 90% de los nuevos usuarios no cancelaran su suscripción. Además, con 30 millones de suscriptores en todo el mundo, Netflix tiene todo que ganar.

No es casualidad que Netflix continúe apostando por contenido original, como lo han hecho por internet sitios como Hulu y Amazon Studios en Estados Unidos. Además, los resultados no deben ser inmediatos. El mejor ejemplo es HBO.

El popular e innovador canal de televisión de paga ha sido por años quien marca tendencias globales en cuanto a contenidos originales. La vanagloriada serie ‘The Wire’ nunca tuvo altos ratings de audiencia, pese a sus siempre positivas críticas y premios. Sin embargo, HBO la mantuvo porque atraía a cierto sector de suscriptores, además de contribuir a consolidar su reputación.

Y este modelo ha resultado ser exitoso. Los consumidores hoy en día no sólo buscan productos interesantes, sino también que se distingan de otros. Es importante saber que el dinero extra que se gasta, trae consigo nuevas posibilidades.

La distribución y exhibición de filmes vía satélite revive una antigua posibilidad que se maneja desde hace tiempo: el estreno directo de películas vía satélite hasta el hogar. El problema en este caso es el temor a la piratería y el perder la ventaja de llevar a los espectadores a la sala de cine. Se perderían además otros ingresos: estacionamiento, dulcería, etc.

Sin embargo, esta posibilidad podría ser una gran alternativa para llevar a otros países películas que tardan meses en llegar y que pierden, por obvias razones, ante las descargas ilegales y la piratería. Se sabe que una de las grandes razones por lo que han proliferado sitios de descargas, se debe al tiempo que transcurre entre la exhibición en Estados Unidos y el tiempo que tarda en llegar a salas de otros países.

La herramienta satelital abre infinidad de posibilidades para que los estudios recuperen su dinero de manera más eficiente y así, quizás, beneficiar a los espectadores. De eso debería tratarse siempre.

Related Posts

Comments are closed.

« »