El acta de Obama importa

May 5 • Artículos • 951 Views • No Comments on El acta de Obama importa

Retweet

Salvador Medina Armienta

salvador@elhablador.com.mx

Antes del anuncio de la Casa Blanca sobre el asesinato de Osama Bin Laden tras un operativo del ejército americano, la nota en los medios de aquel país era sin duda la innecesaria revelación del acta de nacimiento del presidente Barack Obama.

Un tema que parecía haber muerto tras la elección del oriundo de Hawai, fue revivido por uno de los personajes más patéticos e irrelevantes de la historia reciente estadounidense: el multimillonario Donald Trump.

Su frenética búsqueda por la candidatura republicana a la presidencia para las próximas elecciones, llevó a Trump a lanzar una campaña enfocándose en uno de los temas que cierto sector conservador seguía buscando explotar. El acta de nacimiento de Barack Obama salió a la luz para callar a los críticos del presidente.

Se cerró entonces un oscuro capítulo (quizás el más absurdo) del periodo de Obama. “Estados Unidos no puede perder el tiempo en tonterías, debemos enfocarnos en cosas importantes”, aseguró el mandatario en la conferencia de prensa posterior al anuncio. Sin embargo, el tema no parece agotarse.

Lo que muchos considerarían un simple tema de estrategia política y búsqueda de espacio mediático se vuelve, para la sociedad estadounidense, un tema que habla profundamente sobre los existentes conflictos raciales que subsisten todavía.

Parecería que en el 2011 no hay espacio para ello pero los jóvenes afroamericanos nos demuestran lo contrario. Y es que cuando medios de la talla de Fox News, abiertamente ignorantes, discriminatorios y repulsivos, insisten en darle espacio a un verdadero payaso, podemos entender que el 2011 sigue siendo una época primitiva.

Así lo hacen saber medios alternativos como The Daily Show con el popular Jon Stewart, una figura que trasciende razas y generaciones. Stewart, un renegado de la televisión, ha utilizado su programa para darle voz a los inmigrantes, a las minorías, a la izquierda estadounidense, a las sociedades oprimidas por su país y, sobre todo, a quienes tienen razón.

El acta de nacimiento de Barack Obama importa en el 2011 porque hay gente que sigue cuestionando si el color de su piel no es impedimento para tomar las riendas de un país. Aunque parece que es un tema político, el hecho de que se le dé tanta importancia a un acta de nacimiento prueba que el racismo sigue siendo un problema profundamente arraigado en la sociedad.

No importa que Obama sea mitad blanco. Si no lo parece, no lo es.

El tema caló en quien escribe este texto cuando pudo ver un video en YouTube en el que un joven afroamericano explica a profundidad su descontento. No con odio, ni con ignorancia o desapego, sino con dolor.

¿Cuántas personas no murieron en los movimientos civiles de los años 60’ para dar voz a una comunidad y un blanco ignorante pone todo eso en peligro por un capricho racista e impulsivo?

Bueno, pues una situación similar siento con los jóvenes mexicanos. Jamás he notado en ellos que un tema les provoque algo similar que la presentación del acta de nacimiento de Barack Obama levantó en Baratunde Thurston. ¿Qué es? ¿No hay temas en la agenda nacional que merezcan nuestra atención? ¿Estamos tan enfocados en nosotros mismos y en sobrevivir que la situación del país no importa?

Las herramientas están ahí. Los motivos, también. Si el racismo es importante en Estados Unidos lo es también en México. Si la desinformación afecta países primermundistas, es peor aquí. Si los intereses de unos cuántos afectan al resto, en nuestra nación es todavía más evidente.

Escojan un tema y luchen por ello. Para eso somos jóvenes. Si no es ahora, ¿cuándo?

 


 

Related Posts

« »