Año trascendental para el entretenimiento en México

Jan 10 • Artículos • 1192 Views • 1 Comment on Año trascendental para el entretenimiento en México

Retweet

Salvador Medina
@ayudamemalverde

El 2013 fue un año importante para el cine mexicano. Pero más que las cifras y los ingresos de taquilla que generaron ciertas películas, en perspectiva, deberá ser visto como un parte aguas para la industria en México.

Mientras que en otros países la distribución digital ya es una alternativa consolidada para nuevos cineastas y creadores, en México la penetración ha sido menor. Apenas esfuerzos como Chalán de Jorge Michel Grau, cuyo estreno se dio a través de la desaparecida plataforma en línea Nuflick, están rasgando la superficie de lo que puede ser una puerta para miles de cineastas y espectadores.

Además, el Video on Demand (VOD) o distribución digital, ha servido para acercar contenidos originales a un nuevo público ávido de historias. Internet ha cambiado los formatos y consolidó a la televisión, irónicamente, como el medio que mayor diversidad ofrece en su programación.

El problema es que, a diferencia de otros países en los que la televisión ha dado un salto descomunal en cuanto a calidad por la libertad que se ha dado a diferentes artistas en la creación de contenidos, México se encuentra a años luz de consolidarse como una fuerza.

NuFlick-website-at-Mexican-VC-Demo-Day-March-16-2012Y, como se sabe, la televisión y el cine van de la mano. Sin duda esfuerzos como Netflix, Hulu y Amazon Video han probado que existe un mercado para ello. Además, la compra de Blockbuster por parte de Elektra, tendrá el propósito de utilizar la extinta tienda estadounidense como una marca para lanzar una plataforma en línea que compita con Netflix. Pero el esfuerzo no tendrá un impacto significativo si no cuenta con contenidos originales de cineastas o creadores mexicanos cuyas historias pueden nutrir sin duda su catálogo, algo que probó éxito con Netflix.

En 2013, No se aceptan devoluciones de Eugenio Derbez, con más de 16 millones de boletos vendidos y 600 millones 22,460 de pesos en taquilla; Nosotros los Nobles con 340 millones 304,334 de pesos y 7 millones 136,955 de boletos; así como Amor a primera visa y sus 92 millones 135,396 de pesos, con 2 millones 129,631 de boletos vendidos, consolidaron un extraordinario año en taquilla.

“Fueron tres películas muy importantes que reflejan que el público tiene una demanda de películas mexicanas que conecten con ellos; mientras el cine nacional conecte, tendremos el próximo año películas taquilleras”, dijo Agustín Torres Ibarrola, director de la CANACINE en El Economista.

Sin embargo, fuera de esos bombazos, no hubo mucha variedad en cuanto a temática, destacando quizás No sé si cortarme las venas… de Manolo Caro. En el extranjero, los esfuerzos de Amat Escalante con Heli y Diego Quemada-Díez con La jaula de oro, tuvieron un extraordinario éxito en el circuito de festivales de mayor prestigio.

Sin embargo, la lección es sencilla: esos que destrozaron la taquilla a favor del cine mexicano, seguirán acaparando los espacios durante los próximos años porque así funciona el medio en el país. No existe, por desgracia, una industria consolidada que permita utiliza los recursos recaudados para financiar producciones de alta calidad que nutran el cine mexicano y atraigan a una mayor variedad de espectadores a las salas.

Además, La jaula de oro y Heli no tuvieron una buena corrida comercial, extrañamente, en las salas de nuestro país. Y es que, está claro, no existen plataformas que impulsen el cine en México, pese al esfuerzo de diversos organismos para ello.

Y, en la televisión, Televisa y TV Azteca estarán dominando todavía los ratings pero están perdiendo al público alpha, aquel que está migrando a nuevas plataformas y contenidos y que, comercialmente, es el más importante para ellos.

2014 será un año trascendental para el entretenimiento en México porque 2015 viene repleto de blockbusters que seguramente dominarán la taquilla, desplazando a las películas nacionales. La única forma de competir con los gigantes estadounidenses es con contenidos nuevos, originales y atrevidos. Además, internet debe consolidarse como una alternativa, algo que el IMCINE al parecer ya está tomando en cuenta.

Según una nota de Milenio, Jorge Sánchez, director del Imcine, anunció una plataforma de distribución digital “La señal de prueba se va a lanzar con 25 filmes y un número mayor de cortometrajes, esto es solo para la prueba, la idea es contar con otros títulos que el Imcine ha apoyado. En términos de gastos estamos hablando de una inversión de 6 millones de pesos, sólo para el arranque de la plataforma”.

Además, a diferencia de otras plataformas como Netflix, Hulu o Vudú, Imcine pondrá su catálogo a disposición del público sin restricciones, esto como un agradecimiento para los mexicanos, pues parte de sus impuestos se destinan a fondos como Foprocine o Fidecine, con los cuales se producen  las películas

Así, el entretenimiento en México tiene un año importante en frente. Escribe Patricio Saiz que más allá de lo técnico, es importante que México valore su talento. “En un país de 120 millones de personas, por mera reducción estadística, seguro existen directores, fotógrafos, productores, escritores, actores y demás equipo con historias por contar. El aspecto técnico del cine es reemplazable, pero la creatividad y la pasión son únicas e irrepetibles. Cuando éstas sirven de puente entre creadores y público es cuando el cine se convierte en el espejo donde se refleja una nación en toda su complejidad”.

El problema es que el talento está ahí, pero todavía no existen canales para mostrar su talento. Todavía. De la propia industria depende que los creadores no se estanquen, pues su sobrevivencia depende de ello.

Related Posts

« »