Alza y caída de Don Draper, el principio del fin en Mad Men

Apr 23 • Spoiler Alert • 1461 Views • 4 Comments on Alza y caída de Don Draper, el principio del fin en Mad Men

Retweet

Salvador Medina @ayudamemalverde

Está de regreso Mad Men, la serie que consolidó la época dorada de la televisión y lanzó al novel medio a una época dorada. La popular creación de Matthew Weiner regresó para la primera parte de su séptima y última temporada, una nueva costumbre en series consolidadas que buscan alargar su despedida.

Dentro del rico universo de Mad Men, su personaje principal se ha convertido ya en un icono de la cultura popular. Don Draper, el alter ego del humilde y contrariado Dick Whitman, representa no sólo un perfecto ejemplo del hombre del siglo pasado, con sus imperfecciones, clichés e idiosincrasia, sino también lo que le significó la década de los años sesenta para su configuración.

mad+men+season+6Mad Men se desarrolla en la época donde la publicidad consolidó su papel actual, en un momento donde se colocó en la psique del consumidor, cuando el cigarro no tenía consecuencias, el machismo era abiertamente tolerado y la liberación femenina era todavía una utopía.

La octava temporada de Mad Men nos coloca dos meses después de donde dejamos a Don: con su esposa triunfando en Los Ángeles, Sally su hija despertando a la realidad de la vida, el despacho cayéndose a pedazos pese a estar triunfando en el aspecto económico y nuestro héroe intentando encontrar su lugar fuera de la publicidad.

Seth Stevenson examina en Slate que el último capítulo de la temporada anterior nos recordó una de las características más distintivas del programa: lo que se siente vivir a través de un momento de transformación histórica.

Y es que los personajes han vivido la muerte de John F. Kennedy Jr., de su hermano Robert, del desastre de TWA, los asesinatos en Chicago, el asesinato de Martin Luther King Jr., y un largo etcétera.

Mad Men, más que ninguna otra serie, ha logrador que el contexto sea una parte trascendental de la historia. Don Draper es un producto de los tiempos, de la colisión que representan el viejo y el nuevo siglo XX.

Es tal la expectativa de lo que sucederá con Draper que se han hecho teorías de conspiración entre escritores, críticos y fanáticos en redes sociales: ¿Aceptará su verdadera identidad como Dick Whitman? ¿Dejará de ser el gigoló que conocemos? ¿Regresará con Betty? Y, las más popular de todas, ¿continuará con vida al final de la serie?

Sea lo que sea, Weiner nos tiene preparado un gran viaje. En esta primera parte, dividida en ocho capítulos, al igual que AMC hizo con Breaking Bad, Don Draper está sentando las bases de lo que será su destino, tal vez su último momento existencial. Durante los primeros dos capítulos se han sentado ya varias semillas. La posibilidad de una agencia independiente en Los Ángeles. Una nueva amante para Don. Lo que significaría para él encontrar una nueva profesión dentro de Sterling Cooper & Partners o en otra agencia.

Las posibilidades son infinitas. Y así como hizo Vince Gilligan con Breaking Bad, Weiner seguramente hará un gran trabajo para concluir una serie que ha trascendido su medio. La presión ahora cae sobre en él y pone a prueba su capacidad de darnos una conclusión satisfactoria al viaje de Don Draper. Sea lo que sea, estamos listos para lo que venga.

Related Posts

« »