¿el final de la guerra contra el crimen organizado?

Apr 4 • Artículos • 861 Views • No Comments on ¿el final de la guerra contra el crimen organizado?

Retweet

por Fernán A. Osorno H.

Después de miles de muertos , decenas de tragedias involucrando a jóvenes, la guerra contra el crimen organizado continúa siendo una prioridad para el gobierno de Calderón. Parecía ya imposible influir sobre la trayectoria determinada por presidente de esta nación de involucrar a la ciudadanía dentro de un proceso de purgación criminal, que por mala planeación y evaluación, se transformó en un proceso de violencia nacional. La muerte del hijo del poeta mexicano Javier Sicilia, puede haya sido lo necesario para generar una ruptura en la trayectoria de esta arrogancia egoísta. Ahora, la justicia no significa únicamente luchar contra el crimen organizado sino contra las autoridades de país.
¿Por qué este caso es distinto a los demás muertos? La imposibilidad de arrebatarle la identidad a los difuntos. Cuando la muerte alcanza a una figura pública todo el circo elaborado por el dúo cómplice de narco-gobierno se viene al suelo. No cabe espacio para maniobrar entre acusaciones de vínculos inexistentes entre la ciudadanía que descansa sobre la acera con manos y pies atados y el supuesto enemigo criminal. Es en esta ocasión que la grotesca interacción entre criminales ilegítimos y criminales en el poder queda expuesta. Cómo lo dijo el poeta mexicano a unos cuantos días de los sucesos, ya no vamos a tolerar que los jóvenes sean tratados bajo la norma de un ‘doble crimen’; asesinado para luego ser incriminados.
Sólo a través de una conexión de las víctimas con las redes de intelectuales y su influencia sobre algunos sectores de los medios es que se puede romper con el esquema de impunidad. No es que este sector, no se haya pronunciado tiempos atrás, o que las muertes que le antecedieron hayan sido de menor importancia. Sino que por primera vez, la desesperación se sembró en una voz capaz de persuadir a la atención mediática para exculpar de cualquier amarillismo a los jóvenes asesinados.
Era necesaria la cara de una personalidad con la suficiente credibilidad como para avalar por los cuerpos muertos de siete personas para generar un cambio. No queda más que el paso hacia atrás. Ese sencillo paso que acompaña a un bebé al aprender a caminar, que por algún motivo representa un terror insoportable para la mente de la figura política. La grandeza de aceptar el error en la ignorancia para rectificar y cambiar de rumbo parecer haber escapado del pensamiento político.
Quizá ya ni siquiera importe debatir las razones por la cuales esta guerra fue inventada por la pequeñez de algunos cuantos. No importa si fue un movimiento de legitimidad de un gobierno nacido en condiciones electorales muy competidas, o si las estrategias emprendidas fueron erróneas, o si se rompieron contratos centenarios entre el gobierno y el narcotraficante. Lo que parece importar ahora es echar marcha atrás, para emprender un verdadero proyecto de desarrollo social. Sin armas, sin violencia, pues ellas nunca se dispararán solas en un contexto de paz. Sólo salen a la luz cuando el escenario en el que reposan justifica su uso. Ese contexto fue impuesto por el gobierno de Calderón. Las condiciones sugieren que debe terminar con él mismo.
Bajo el lema de ‘emergencia nacional’ acuñado por el dolor Javier Sicilia, este miércoles 6 de abril se convoca a la ciudadanía a salir a calle (Bellas Artes) a las 17 horas para comenzar a expresar un ultimátum para las autoridades de este país.

 

Related Posts

« »